Las algas en la piscina se pueden multiplicar en condiciones favorables de una forma rápida debido a tratamiento insuficiente o un nivel bajo de cloro libre. En pocas horas, las aguas pueden cambiar el color del agua de la piscina y presentar un color verde poco apetecible. Aunque por sí solas no son un peligro para el bañista, la proliferación de las algas puede denotar una calidad del agua no apta para el baño. No únicamente surgen en el agua, también aparecen en las zonas que rodean la piscina y accesorios como escaleras, flotadores, trampolines. Las algas son resbaladizas, lo que pueden provocar accidentes y lesiones a los bañistas a los usuarios de la
piscina.

Fabricada en cristal transparente, volando en el aire a 35 metros del suelo. Son las caracteristicas de la primera piscina voladora de Londres diseñada por el estudio de arquitectura británico Hal Architects, localizada en el centro residencial de lujo Embassy Gardens.

 

Con 25 metros de largo esta piscina une a dos edificios de 10 pisos. La construcción de los edificios empezó en el verano del 2015 y terminará en el 2017.